Trump vs Biden: el inventor del método de las 13 llaves para llegar a la Casa Blanca que “siempre” acierta el ganador

0
134

EE.UU. En 1981, el historiador Allan Lichtman conoció en el Instituto de Tecnología de California a un experto en terremotos ruso que le hizo una propuesta que no esperaba.

Vlaidmir Keilis-Borok había dedicado su carrera en la Unión Soviética a desarrollar un método que permitiera anticipar cuándo se iba a producir un terremoto y quería probar su validez también para pronosticar con éxito el desenlace de procesos electorales.

“En la URSS no había elecciones y como yo era un experto en la historia de la presidencia de Estados Unidos me propuso que trabajáramos juntos”, recuerda Lichtman en conversación con BBC Mundo .

Juntos desarrollarían un modelo de predicción de resultados electorales que ha acertado quién iba a ser el ganador en las elecciones presidenciales en Estados Unidos desde la reelección de Ronald Reagan en 1984.

Historiador y sismólogo se convirtieron en una “extraña pareja” de investigadores y comenzaron a buscar una manera de aplicar a la historia de la carrera por la Casa Blanca las técnicas de reconocimiento de patrones que Keilis-Borok había venido desarrollando en el campo de la geofísica en el Instituto de Predicción de Terremotos de Moscú.

Comenzaron a analizar retrospectivamente los resultados de las elecciones presidenciales desde 1860.

“El secreto de nuestro modelo fue reconceptualizar las elecciones en términos geofísicos, estableciendo dos posibles escenarios.

“El primero lo identificamos como una situación de estabilidad, en la que el partido en la Casa Blanca se mantiene; en el segundo se produce un terremoto y el partido en el poder lo pierde”, explica Lichtman.

Siguiendo los razonamientos algorítmicos con los que Keilis-Borok estaba familiarizado y el conocimiento del pasado de Estados Unidos de Lichtman, identificaron una serie de claves determinantes en el resultado de la carrera presidencial.

Redujeron sus 30 “llaves” iniciales a 13, todo en busca de un patrón que permitiera hacer un pronóstico fiable.

Y acabaron planteando 13 condiciones, una por cada llave.

Cuando 6 o más de ellas no se dan, en palabras de Lichtman, “tenemos un terremoto político”. O sea, el partido en el poder pierde la Casa Blanca.

Tras su investigación, Lichtman llegó a la conclusión de que lo que determina el resultado electoral es el “pragmatismo” de los votantes en Estados Unidos.

La decisión, al final, es sobre cómo se ha gobernado el país, no sobre la campaña. La cuestión es si el partido en el poder merece 4 años más”.

Su método se ha revelado tan certero que el New York Times no dudó en calificar a Lichtman como “el Nostradamus de las elecciones presidenciales”.

Lichtman y Keilis-Borok predijeron la reelección de Reagan antes incluso de que se supiera quién iba a ser su rival demócrata.

Y en 2016, ya sin su amigo ruso, fallecido en 2013, fue de los pocos que vaticinó el triunfo de Donald Trump.

Solo en la apretada elección de 2000, cuando el candidato republicano George W. Bush se impuso por una estrecha diferencia al demócrata Al Gore, el modelo no sirvió.

Gore obtuvo más votos que Bush, pero el sistema electoral estadounidense terminó por darle la presidencia a Bush.

Que el voto popular y el Colegio Electoral no estuvieran alineados “no sucedía desde 1888”, dice Lichtman, que desde entonces pronostica quién va a ser el presidente. En 2016 Trump también resultó ganador pese a no ser el candidato más votado.

Recordemos que Hillary Clinton obtuvo cerca de 3 millones de votos más que Trump, pero este ganó el Colegio Electoral.

Pero, ¿qué dice el modelo de las 13 llaves sobre la carrera por la Casa Blanca que mantienen Donald Trump y el candidato demócrata Joseph Biden?

Mejor, veamos cómo el propio Lichtman asigna esta vez cada una de las llaves.