Diputada del PRM Faride Raful menosprecia a los Medios Digitales

0
304

SANTO DOMINGO.- Los Microempresarios de la comunicación digital,  ven con gran preocupación y asombro  el peligro que representa  para este colectivo,  las recientes declaraciones  de la empleada pública del Estado dominicano  Faride  Raful,   en la cual menosprecia  a los medios digitales y los tilda de “Bocinas” del gobierno.

Es evidente que la asalariada  pública  miembro del Partido Revolucionario Moderno, desconoce que su lujoso  salario de RD$300,000.00 mensuales  más otros importantes  beneficios que  percibe en la función pública que ocupa, se financian con los impuestos que pagan al Estado los microempresarios de la comunicación digital.

Cuanto nos alegraría poder tener la dicha de esta servidora pública,  a la cual le pedimos que  aproveche sus constantes  visitas a  los grandes medios de comunicación y explique  a los ciudadanos,   en qué  invierte el tiempo  por el cual el Estado dominicano le paga  y que también diga  cuales han sido sus aportes al Poder Legislativo.

Los medios digitales cumplen  con la ley sin ningún tipo de ventajas o privilegios

Para los medios digitales  poder establecer una relación lícita, transparente  y  a crédito  con el Gobierno dominicano,  y específicamente  con la Dirección de Comunicación de la Presidencia (DICOM),  debemos cumplir sin privilegios y  de cara al sol con  todos los requisitos de la Ley 340-06 de Compras y Contrataciones Publica,  y   otros  doce  requisitos adicionales  más  si es empresa legalmente constituida,  y con otros cinco  requisitos  si es persona física.

Es importante señalar que  aunque somos  Mipymes  debemos  cumplir con  una gran cantidad  de  requisitos legales,  y para eso  debemos realizar inversiones cuantiosas en función de nuestro presupuesto en  procesos normativos,  contratar  abogados,   pagar impuestos religiosamente,  y cumplir  con  todos los rigores y exigencias  de las entidades fiscalizadoras del Gobierno.  Lo que desmonta cualquier alusión en el sentido de que la  relación de negocios con el Estado se trate de favores o privilegios.

A la hora de cualquier  microempresa de comunicación  reclamar el pago,  es imperativo que  cada mes esté  al día  con  todas  las obligaciones fiscales que exige la Dirección de Impuestos Internos (DGII),  la Tesorería de la Seguridad Social (TSS), emitir facturas con valor fiscal gubernamental o  de lo contrario no hay forma posible  de que pueda   recibir el pago de los  RD$29,100.00, mensuales  por concepto de  los 30 días servicio de publicidad brindado.

Satanizar el ejercicio del tipo de comunicación que hacen los medios digitales,  es colocarse de espaldas a la realidad de los medios de comunicación,  ante el avance de la tecnología y el internet.

Hoy la crisis de los grandes medios ha provocado despidos masivos de cientos de profesionales valiosos que han  encontrado en este modelo de negocio,  una oportunidad transparente de brindar servicios profesionales y aportar a la sociedad desde su  pequeña ventana.

¿Cuál  es la bocina?

El empleado del Estado que recibe los RD$300,000.00 mensuales,  por  pasar  de vez en cuando por su lugar de trabajo, y estar constantemente  en los grandes medios de  comunicación defendiendo  sus intereses políticos  partidarios,  o   el microempresario que recibe RD$29,100.00 mensuales por    establecer   una relación de negocio  legal y de cara al sol   con el Estado,  sin que medien privilegios,  ni discrecionalidades.  Lo dejamos a su consideración.