Solo sacerdotes celebraron en templos la Resurrección

0
120

Las misas por el Domin­go de Resurrección fueron realizadas con las iglesias vacías, donde solo estaban presentes los párrocos que las pronunciaron y escasos técnicos, pero sin visitan­tes, como fue el caso de la Catedral Primada de Amé­rica, la cual transmitió el oficio religioso de manera virtual.

Allí el párroco Nelson Clark salió de la Catedral para dirigirse a los escasos periodistas que acudieron a cubrir la misa, y dijo que continuarán realizando los oficios religiosos, cada quien observando desde la casa, hasta que el Gobierno mantenga las medidas de aislamiento, al considerar que nada podrá robarle la alegría interior que tienen las personas. “Podemos se­guir con esta alegría en las casas”, señaló.

Espera que la situación pase pronto y que la ciuda­danía pueda continuar una vida normal.

Mientras que la igle­sia Las Mercedes también lucía vacía, pero el padre Fray Máximo Rodríguez aprovechó para hacer un llamado a los ciudadanos a que se queden en casa.

Calificó el coronavirus como un mal agresivo, que hay que tomar muy en se­rio, “el que quiera contarlo después y el que quiera se­guir viviendo”.

Dijo que la única medici­na es quedarse en casa, pa­ra recuperar la vida, y tra­tar de contarle en el mañana a los demás su experiencia.

“Es un virus criminal, ma­lo, que no viene de Dios, tampoco es apocalíptico, pe­ro es un virus que tiene de rodillas al mundo entero”, precisó el padre Rodríguez.

Entiende que la pande­mia solo es posible contra­rrestarla con la obedien­cia, “quedándonos en casa, los sacerdotes celebramos por el pueblo, bendecimos al pueblo desde el altar, pa­ra que el pueblo pueda que­darse tranquilo y vivir desde allá su fe”.

Consideró que la cua­rentena es un poco aburri­da, pero instó a aprovechar el momento para compartir en familia y distribuir las ta­reas del hogar, que se haga un programa y se comparta más con la familia.

Pidió al Gobierno que se preocupe más por hacer lle­gar alimentos suficientes a cada persona necesitada, y también algún dinero para que puedan comprar algu­nas cosas y pagar algunos servicios.

“Ahora no se habla de po­lítica, ahora somos todos uno, mano con manos, unir­nos para salvar a la Repúbli­ca Dominicana de ese flage­lo, hay que ser optimistas, saldremos de esto, pero tie­ne que ser con la fuerza del Resucitado”, dijo el párroco.

Recordó que Cristo resuci­tó y ha vencido el mal, y eso es lo que se celebra en estos días, y solo Él puede hacer que la pandemia se detenga.