Estudio revela República Dominicana es el tercer país región que más desaprovecha economía para mejorar calidad de vida

0
284

La República Dominicana es el tercer país (de 26) en América Latina y el Caribe y el décimo en el mundo (de 139) que más ha desaprovechado el crecimiento económico (entre 1990 y 2017) para mejorar la calidad de vida de la gente,  en áreas como la salud y la educación.

Así lo reveló ayer el economista, Cera Ceara-Hatton, investigador del Centro de Investigación Económica y Social José Luis Alemán de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), en su estudio “El fracaso de un modelo: crecimiento sin bienestar en perspectiva del desarrollo humano (1990-2017) en la República Dominicana”.

“Esto implica que la República Dominicana ha desaprovechado oportunidades para mejorar la calidad de vida con los recursos disponibles y otros países en el mundo con igual o menos recursos lo han aprovechado más”, destaca el estudio que analiza el comportamiento a largo plazo del índice de desarrollo humano (IDH) del periodo señalado, desagregándolo en dos componentes: el ingreso nacional bruto real per cápita y por otro un el índice combinado de salud y educación.

Esto, según señaló el investigador, pese a que la República Dominicana es el décimo octavo (18) país del mundo de más crecimiento del ingreso nacional bruto real per cápita y el segundo de América Latina y el Caribe entre 1990 y 2017, y ese crecimiento se ha producido en el marco de una baja volatilidad.

Apunta que en general el índice IDH tiende a mejorar en el mundo, con excepción de unos pocos países, los cuales, resalta, por circunstancias especiales de guerra se han rezagado. En una serie de 139 países para los cuales se dispone información entre 1990 a 2017, en ninguno de ellos este índice se redujo.

“La República Dominicana fue el país número 54 de 139 con más aumento del IDH en ese período, además ganó 5 posiciones entre 2011 a 2017 (pasó de la 80 a la 75, siendo 1 la mejor y 139 la peor), aunque no alcanza el nivel de la década de 1990”, apunta el estudio.

En el documento de unas 14 páginas, se indica por “intuición” que la mejoría en el ingreso per cápita debe reflejarse en una mejoría en la salud y la educación.

“Este análisis parte de la intuición de que las mejorías en el ingreso real per cápita a lo largo de un período prolongado deberán reflejarse (quizás con rezago) en una mejoría en la situación de educación y salud, tanto en los valores de los índices como en las posiciones relativas entre los países”, puntualiza.

Tras la pregunta: ¿Registra la República Dominicana las mismas tendencias que se observan a nivel mundial?, el estudio destaca que el país muestra una relación positiva entre el índice del ingreso y el índice combinado de salud y educación como ocurre a nivel mundial, sin embargo, subraya que muestra una relación inversa entre el movimiento de las posiciones a nivel mundial.

“En efecto, mientras el país más avanza en posiciones (se acerca a uno) por la mejoría en el nivel de ingreso retrocede en las posiciones de salud y educación (más se aleja de uno) lo que significa que en otros países el avance en las posiciones del ingreso está asociado a un avance mayor en las condiciones de vida, es decir, comparado con el resto de países del mundo, la República Dominicana desaprovecha las oportunidades del crecimiento económico para mejor las condiciones de vida”,  reitera el documento.

Al analizar, por separado, los indicadores de salud y educación, muestra que en materia de salud el índice mejora de 0.74 a 0.83 entre 1990 y 2017, “pero la posición se desploma en la década del 2000 en adelante, es decir hay un retroceso relativo con relación a los demás países del mundo”.

En el sector educación,  asegura que se avanza en el índice, pero se retrocede en las posiciones del país en el mundo, pasando de una posición en la vecindad de 77 en la década de 1990 a una posición en la vecindad de 87 en el último quinquenio.

Entre otros elementos que trata el estudio, puntualiza que estos resultados constatan que los retrasos que exhibe la República Dominicana en materia de salud y educación no son el resultado de la falta de recursos (fue el décimo octavo -18- con más crecimiento económico en el mundo entre 1990-2017) sino que ha sido resultado del fracaso del modelo económico e institucional para mejorar la calidad de vida de la población.

El índice de desarrollo humano (IDH) es un indicador que mide el proceso de desarrollo económico y social en el largo plazo a través de tres dimensiones del desarrollo: el ingreso nacional bruto medido a valores constantes, la salud mediante el indicador de esperanza de vida al nacer y la educación medida por dos indicadores: la media de años de escolaridad y las expectativas de años de escolaridad al inicio.

Vía:elnuevodiario.com.do