Proconsumidor impone trabas al comercio electrónico dominicano en crisis por Covid-19

0
54

El Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor) ha dispuesto suspender las operaciones comerciales de empresas que han estado ofreciendo servicios a sus clientes por vías electrónicas como alternativa a las disposiciones de distanciamiento físico recomendadas para contener la expansión del Covid-19.

El comercio electrónico ha sido la alternativa recomendable en casi todo el mundo al cierre de los locales comerciales, como forma de que éstos sigan atendiendo las necesidades de los consumidores sin necesidad de que éstos tengan que hacer presencia física en los locales.

En un comunicado divulgado este viernes, Proconsumidor indica que “ordenó la suspensión de las operaciones comerciales en líneas de varias empresas en el país, entre las que se encuentra Ikea Dominicana y Casa Cuesta, debido a que estos tipos de comercios no les están permitidos vender durante el estado de emergencia decretado por el gobierno dominicano”.

La disposición de la entidad estatal pone contra la pared muchas empresas que han empezado a desarrollar en el comercio electrónica alguna alternativa al cierre total.

Proconsumidor indica que la prohibición estatal es a las ventas de esos comercios, mientras que empresarios afectados entienden que la disposición del gobierno era de abrir al público físicamente para evitar conglomeraciones que puedan propiciar contagios de clientes y empleados.

La entidad indica que “durante la cuarentena las empresas autorizadas a continuar brindando servicios a la ciudadanía son  las que se dedican a las actividades básicas como los colmados, supermercados, farmacias, estaciones de combustibles y los establecimientos que se dedican al expendio de alimentos crudos o cocidos, el sector financiero y bancario, el sector industrial, las zonas francas y empresas agrícolas”.

“Aunque estas empresas están vendiendo a través de plataformas para el proceso de venta y despacho de los productos, se requiere de personal que tendrán que salir de sus casas y movilizarse por las calles, lo que disminuye la eficacia de las medidas de confinamiento social que son necesarias para reducir el riesgo de contagio”, enfatizó la funcionaria.

Las medidas adoptadas por el Gobierno solo han prohibido la circulación de personas entre las 5:00 de la tarde y las 6:00 de la mañana, incluso ha dispuesto que sus diferentes dependencia empiecen a reanudar sus actividades para dar los servicios a los que están destinadas.

El empresario Celso Marranzini criticó la medida señalando que la misma viola la ley que exige equidad y le da un duro golpe a la poca actividad económica del comercio. “Parece que nunca ha visto las filas en los currier”, señala Marranzini al hacer referencia a las compras de todo tipo de mercancía en el exterior y que son traídas a través de las empresas de correo privado.