Gonzalo Castillo el presidente solidario

0
27

En sanedrín vacaciona o se ha mudado para el capitolio, se siente el vacío de su otrora espectáculo folclórico en tanto francotiradores mediáticos asedian al penco prospecto de la continuidad, el debate de la bulla de la valla de la gallera de las ondas da la gabela, en lo que la regencia gestiona simultáneamente preservar la salud colectiva y el cambio desde el poder, el disenso es notorio, a pesar del peligro los empresarios quieren sus beneficios y la oposición quiere sus elecciones ya.

Mientras en RD se libra una jornada de lucha contra Covid a lo loco a un alto costo de muertos y contagiados, mientras los regentes legisladores matándose por el control de las arcas aprueban bajo sospecha de sobornos la prórroga de la cuarentena, sin saber si el Covid y sus retoños dispensan alguna tregua o moratoria, aun a los infelices se les niega la asistencia sanitaria, estén o no apestados, ante la gran noticia, ardid del contagio, aislamiento, recuperación y el inminente día de regocijo nacional, por dizque curar no sabemos si de ácaro, moscas, minadores, hongos, pecas, covid o de cualquier enfermedad propia de la tayota.

Cualquier aspirante que me identifique a los alias del caso Odebrecht, que me convenza de la eficiencia de la JCE, o de la productividad de Punta Catalina, que me explique cómo sortear la economía ante esta enorme deuda y gran déficit, ese candidato merece  ser electo, felizmente el penco sabe como hacerlo. Abominamos de las aspiraciones de quienes otrora vendieran las promulgaciones, subastarán los indultos, y hasta las audiencias y entrevistas con Ludovico el loco eran negociadas y osan hoy andar desacreditando las magníficas acciones cívicas del inmenso penco, retándolo un debate sin fundamento, Gonzalo no les ha mordido el anzuelo envenenado y se ha librado de esa encerrona espectacular.

En los comicios venideros se confrontan el progreso y el retroceso, Covid ha devastado nuestra crematística y amenaza la sanidad nacional, en tanto el mayor logro de nuestro ciclo del progreso se expresa en el crecimiento polidimensional sostenido y la mejoría de la calidad de la vida dominicana, hemos tenido ciclos de regresión peores que la peste covidiana, hoy convenientemente enfrentada en forma inteligente, humana, decidida y muy valiente, por ello el penco mientras encabeza la corriente del progreso, se ha ganado la credibilidad, la confianza y el amor del pueblo dominicano, mientras la facción retrógada hace demagogia, Gonzalo Castillo merece llamarse desde ya, EL PRESIDENTE SOLIDARIO.

Doña necesidad espera por los señores recursos, pero en la dictadura de la opinión pública, la llamada democracia  debe refrendarlo, el penco delfín ungido viene a mantener la continuidad del brillante ciclo del Pericles del Caribe, la oposición ignora el  tamaño de la crisis, en lo que se advierte  que la desescalada viene a potenciar los contagios virales, mucho menos sabemos cómo recuperar la disponibilidad de divisas, por ahora nadie expone la forma de recuperar el nivel de empleos, ni dicen cómo apoyar la supervivencia, salvo el penco, tan estúpida es la oposición que osa criticar en forma impenitente a los programas sociales y medidas de mitigación, es hora de impulsar las inversiones para reactivar la producción y las ventas, la necesidad del momento es gestionar recursos, proteger y reactivar el sistema operando, hay que minimizar el sufrimiento humano y salir lo más rápido posible de esta crisis, hoy estadísticas sesgadas apuntalan una serie de 5 cuarenteneas consecutivas, mientras el número real de muertos triplica probablemente  la cantidad registrada y mas del 10% de la población ha sido contagiada por el coronavirus.

Por Edgar Marcano

Fuente: elnuevodiario.com.do