Estudiantes afirman que la educación desde sus casas ha permitido mayor fortaleza en las relaciones familiares

0
95

SAN PEDRO DE MACORÍS. – El ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, ha sido el principal promotor de la unión entre las familias y la escuela, exhortando que, en cada hogar padres, madres, tutores e hijos se involucren sanamente en el proceso formativo. Precisamente eso se ha fortalecido en esta etapa de cuarentena que vive el país por el COVID-19.

Tanto los docentes como las propias familias destacan la parte positiva que para ellos ha tenido esta crisis sanitaria mundial porque estar en casa ha estrechado las relaciones interpersonales y elevado los niveles de fraternidad, comprensión y acompañamiento entre la comunidad educativa, además de mejorar sustancialmente la comunicación y el apoyo mutuo.

La estudiante Ordainis Payano de la Regional 05 de Educación en San Pedro de Macorís, contó que antes de la educación a distancia sus padres no tenían mucho tiempo para ayudarle con las asignaciones escolares, pero ahora disfruta ver cada día a su familia unida alrededor del aprendizaje. Su papá ya comprende con destreza los tipos de triángulos gracias a la explicación de su hija.

“Mi papá trabaja en un colmado y casi no tenía tiempo para sentarse a ayudarme con las tareas, pero ahora cierra más temprano y nos ponemos a estudiar. De verdad que me siento muy bien teniendo a mi familia aquí y, aunque estamos en una situación de coronavirus, algo bueno es que estamos más unidos, todos estamos más unidos”, narró la alumna.

De su lado, la niña Ivette Toribio de Dajabón expresó que ahora dura más tiempo en su casa con sus padres y eso ha mejorado mucho su desempeño porque ellos se han sumado a la labor de enseñanza y le sirven de guía en sus tareas.

“Aunque uno socialice con la maestra y nuestros compañeros por el celular, uno socializa mucho más con nuestros padres, hablamos mucho más y siento que estamos más unidos”, afirmó la estudiante, al tiempo que su maestra confirmó que ahora tiene comunicación directa con padres y madres que antes no tenía, lo que ha mejorado la educación en ese aspecto.

Mientras terminaba su tarea de ciencias naturales con su maestra usando la plataforma enlinea.minerd.gob.do, Ivette también destacó la relación de sus padres con la escuela ahora está mejor. “Todos los días los veo hablando con mis profesores y hasta se coordinan para decirme algo; me alegra tener a papi y mami en casa”.

Desde otra comunidad de Dajabón una madre opina sobre el particular: “Nosotros –familia- debemos comprometernos y ayudar a nuestros hijos para que puedan estudiar; tenemos que enfocarnos en eso porque de nosotros depende que ellos estudien”. Se llama Betty Valdez y desde que llegan las 8:00 de la mañana se sienta con su hija a recibir las asignaciones de la maestra para ayudarle en lo posible y, de paso, aprender cosas nuevas.

La directora del Orientación y Psicología del MINERD, Minerva Pérez, manifestó que la convivencia diaria en un ambiente favorable posibilita que los niños aprendan más rápido cualquier contenido que se les comparta y eso se debe a que el apoyo familiar es fundamental en el autoestima y estimulación de cada individuo.

“Esta pandemia nos obliga estar en casa y esa permanencia ha generado resultados dignos de estudio porque, más allá de la ansiedad por la cuarentena, tenemos familias más unidas, más tolerantes y con mayor respeto por la labor docente. Creo que cuando regresemos a las escuelas las relaciones con los padres será mucho mejor”, consideró Pérez.

El ministro Antonio Peña Mirabal reconoció el buen papel que han jugado los maestros para facilitar el aprendizaje de forma virtual, creando grupos, chats y videollamadas que han permitido mantener la atmósfera del aprendizaje en cada estudiante. “Me alegra mucho ver que todos estamos haciendo nuestra parte y les confieso mucho regocijo con las familias porque están demostrando que en las adversidades la unión garantiza el éxito”.